Sede canónica

La Iglesia del Sagrario de la S.A.R.I. Catedral de Guadix responde a la tipología de Capilla Sacramental, con funcionamiento de Parroquia autónoma en el día de hoy. Su origen está en la manda testamentaria del Canónigo Tomás Porro, quien legó toda su fortuna para la construcción del edificio. Mientras tanto, hacía las funciones del Sagrario en la actual capilla de San Torcuato de la Catedral.

Así, se hicieron los cimientos en 1762, prorrogandose las obras hasta 1777 bajo la dirección del maestro mayor Pedro Fernández Pachote.

La planta de la Iglesia resulta de una gran simplicidad, de nave única con un crucero apenas desarrollado, cubierto con cúpula y presbiterio sobreelevado. Para igualar la fábrica con la fachada principal de la Catedral, este frente se realizó en piedra, mientras que el lado que mira al norte se construyó en mampostería.

La portada del templo debió concluirse hacia 1770, como reza la inscripción bajo el ventanal. Su diseño barroco es obra de Fernández Pachote, quien trabajó cornisas, molduras y rocallas con habitualidad de tallista. No en vano, a él se le debe la sillería del coro catedralicio. El esquema tripartito repite el de las portadas del convento de la Concepción, con un cuero inferior de resabios clasicistas. Sobre la misma, se despliega un marco llano con resaltes vegetales del motivo principal de la Custodia, así como de la Sagrada Eucaristía.

Una vez terminada la obra arquitectónica quedaba el interior. En 1779, el rey Carlos III promulgó una Real Cédula prohibiendo la construcción de retablos de madera y dorados, por su inseguridad y elevado coste. En su ánimo estaba desterrar el “mal gusto” del arte barroco, encargando a la Academia Bellas Artes de San Fernando la difusión de un estilo más sobrio y digno, inspirado en el clasicismo antiguo. Un gusto compartido por fray Bernardo de Lorca, Obispo de Guadix, quien promovió la construcción de tres retablos neoclásicos en piedra para alojar tres pinturas, correspondidas al Salvador, Inmaculada Concepción y San Jerónimo, realizadas en Madrid por Gregorio Ferro. El pintor granadino Fernando Marín realizó el Bautismo de Cristo para la Capilla del Bautismo.

En marzo de 1794 se trasladó al Santísimo Sacramento a esta nueva Iglesia, la cual registra a día de hoy importantes bautizos como Torcuato Tárrago Mateos o el Pedro Antonio de Alarcón.

La Parroquia del Sagrario es la más grande de la Ciudad en número de fieles que pertenecen a ella, siendo la sede de tres Hermandades de Pasión y una de Gloria y es utilizada para grandes actos que se celebran en nuestra Catedral.

A pesar de ser ésta nuestra Sede Canónica, nuestra Titular no recibe culto en ella, ya que el que fuera Obispo de Guadix, D. Rafael Álvarez Lara, quiso que recibiese culto diario en la primera Capilla de la nave derecha del templo catedralicio. De igual modo, la Estación de Penitencia de esta Hermandad se realiza desde la Catedral, aunque todos los Cultos que durante el año se hacen, se llevan a cabo en la Iglesia del Sagrario, trasladándose la Virgen hasta allí.

(Fuente: Ana María Gómez Román, Centro de Estudios “Pedro Suárez”)

¿Te gusta nuestra página? Síguenos :)